anagrama
cerrar boton_cerrar

DECRETO PARA REGULAR LA EXHUMACIÓN DE RESTOS

La Generalitat prevé que sólo se abran 15 fosas de la guerra civil

  Bargalló estima que son las que cumplen los requisitos entre las 150 existentes
  El objetivo del Govern es "dignificar" la memoria de los 30.000 desaparecidos

ELIANNE ROS
BARCELONA
Las fosas comunes de la guerra civil y de la posguerra podrán abrirse siempre que superen un riguroso proceso de idoneidad para proceder a la exhumación de los restos. La Generalitat calcula que reunirán los requisitos para plantear la identificación de algún represaliado una quincena de las 150 fosas existentes en el territorio catalán, en las que en total se estima que fueron enterradas unas 30.000 personas.
La regulación mediante decreto --expuesto ya a información pública-- de esta cuestión fue presentada ayer en el Palau de la Generalitat por el conseller primer , Josep Bargalló, y el secretario de Coordinació Interdepartamental, Apell.les Carod. Según explicó Bargalló, además de elaborar un censo de las fosas y de los desaparecidos, el objetivo principal no es otro que la "dignificación" de su memoria.
Aunque no se ha previsto un modelo común para todos los municipios, el Govern subvencionará la construcción de un monolito en recuerdo de las víctimas y de los hechos históricos sucedidos en las poblaciones donde existan fosas. La iniciativa, sin embargo, la deberán tomar los ayuntamientos, que decidirán la forma de rendir este homenaje. "No se trata de hacer fotocopia de la dignificación", aseveró el conseller primer .

LUGAR DE PASO
La circunstancia de que Catalunya fuera una zona de paso hacia el exilio hace especialmente difícil identificar los cuerpos, puesto que en buena parte se trata de soldados republicanos, miembros de partidos o de organizaciones que estaban en tránsito hacia la frontera con Francia. Ello hace que los familiares desconozcan el lugar donde sus allegados perdieron la vida y fueron enterrados. Estas dificultades han aconsejado a la Generalitat descartar una apertura general de fosas y centrarse en aquellos casos en los que esté previamente documentada una posible identificación.
Por ello, pese a la profusión de fosas que hay en el territorio, tanto Bargalló como Carod estimaron que se podrán abrir una quincena de fosas, sobre todo en aquellos lugares donde estén enterradas pocas personas. Algunas, situadas cerca de hospitales, contienen hasta 900 cadáveres y fueron abiertas varias veces para enterrar a personas sin familia, lo que hace prácticamente imposible la identificación de los restos.

COMITÉ TÉCNICO
De las 151 fosas acreditadas en Catalunya, 115 están confirmadas y se conoce su ubicación, mientras que 42 no están confirmadas al cien por cien aunque hay documentación fiable sobre su existencia. De las 115 confirmadas, 83 se encuentran dentro de un cementerio y 32 fuera.
El decreto establece que la exhumación la decidirá un comité técnico, formado por representantes de la Generalitat, de los municipios, y las universidades. El informe será preceptivo y vinculante a la hora de estimar o desestimar las peticiones de apertura de fosas que realicen ayuntamientos, consejos comarcales o universidades. Se espera que los particulares realicen sus peticiones a través de una de estas instituciones, puesto que si lo hacen por su cuenta deberán abordar el coste de elaboración del informe.

* Fuente, El Periódico, 28 de junio de 2005

==========